“Encontró la rabia, igualó su miedo. Ahora está contenta, ahora toca cielo”
(Bajo el suelo) Boikot

Adelanto y Portada del nuevo trabajo de LOS DE MARRAS

  • 16 September 2014
  • admin

"Surrealismo" es el quinto trabajo de la banda valenciana. Un nuevo paso hacia adelante, hacia la consolidación de una forma de hacer, de sentir y de vivir la música.

“No podéis expulsarme porque yo soy el Surrealismo” esas fueron las palabras del genio Salvador Dalí después de ser expulsado del movimiento surrealista en Paris. A Los de Marras jamás podrán expulsarlos de la escena rock nacional, porque ellos son ya, gracias a su trabajo y talento, parte de esa escena. Cuatro discazos repletos de himnos y un estilo propio; el Guarrocanrol, los avalan hasta hoy.

"Surrealismo" será el quinto trabajo de la banda valenciana. Un nuevo paso hacia adelante, esta vez de gigante, hacia la consolidación de una forma de hacer, de sentir y de vivir la música. Porque Los de Marras son algo más que discos, canciones y directos. Los de Marras son historias, son momentos, son la vida con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Son ganas de vivir viendo, de tragar saliva y escupir sobre las heridas, de no morir en el intento, de cantar verdades al viento, de hipotecar el miedo y bailar junto a los sueños.

Con "Surrealismo" la banda se reafirma una vez más en su estilo. Letras que se marcan a fuego, que te hacen reír, llorar, a veces incluso temblar. Estribillos que pegan una patada a la puerta de tu cerebro para entrar sin compasión, sin pedir permiso, sabiendo que acabarán directos en el corazón. Coros y melodías que repetirás sin parar. Momentos de ruido, de mucho ruido, de machacar una y otra vez para descansar luego en hermosos y a la vez necesarios pasajes.

Producido por Andrés Galván y Los de Marras durante los meses de febrero y julio de 2014, el disco ha sido grabado y mezclado por el propio Andrés Galván en los Illogical Studio de Valencia. Masterizado por Michael Fossenkemper en Turtle Tone Studio (Nueva York). El diseño e ilustración vuelve a ser obra como en anteriores trabajos de Elena Tormo, aunque esta vez, más surrealista y pintoresco que nunca.

"La música precede a los gritos de mimo, tan vulnerable ante la oscuridad como consistente al surrealismo".